lunes, 9 de julio de 2007

Precisiones del cargamento de droga en La Quiaca

Personal del Escuadrón 21 “La Quiaca” de Gendarmería Nacional, en una patrullaje eventual realizado sobre el límite con Bolivia, había secuestrado cocaína envainada en bisagras para carpintería metálica, cuando un traficante huyó hacia Bolivia dejando caer el bulto que transportaba, al ser perseguido por los gendarmes. En esa oportunidad, un can adiestrado, había dado las muestras habituales para contenido de estupefaciente, cuando le presentaron la caja para su reconocimiento. Ante la aparición de este nuevo modus operandi consistente en el envainado de bisagras metálicas con cocaína, un día después de este operativo -del cual se publicó un informe en este medio- a las 22:00, los gendarmes quiaqueños lograron encontrar en la terminal de ómnibus tres cajas similares a la secuestrada en la quebrada, que contenían 30 bisagras envainadas. Estas nuevas 3 cajas contenían 72 bisagras con estupefaciente, cada una. Posteriormente se ecnocntró otras cajas, las cuales totalizaron al cantidad de más de 700 bisagras con 184 kilos de sustancia enervante.Nuevamente convocaron al guía con el perro detector de narcóticos, el cual muestró una conducta típica por la presencia de estupefaciente.Se separó las tres encomiendas y fueron retenidas. Se pidió la autorización correspondiente para la apertura al juez Federal de Jujuy, doctor Mariano Wencesalao Cardozo y con la presencia de testigos hábiles se inspeccionaron los contenidos, encontrándose en su interior bolsas de plástico de con 72 bisagras metálicas de 14 centímetros de largo con un diámetro de 2 centímetros, que estaban embadurnadas con grasa para lubricar.Al ser retirarado el perno del anclaje de una de ellas se apreció a simple vista que contienía una sustancia de color blanco, la cual sometida a prueba con reactivos químicos orientadores, dio resultado positivo para la presencia de cocaína. Idéntico resultado se obtuvo de elementos elegidos al azar de las otras encomiendas.Con la orientación del Juez Federal de Jujuy, se profundizó la investigación y fueron detectadas otras tantas encomiendas con las mismas características de las anteriores, con el mismo el nombre de la persona que las despachaba desde La Quiaca, con destino a la localidad de General Güemes en Salta.El día siguiente también se encontraron otras tres cajas en otra empresa de transporte y tres más en una guardería de equipajes ubicada al frente de la terminal de ómnibus de la ciudad de La Quiaca.El total de las bisagras secuestradas fue de 720 con un peso de 184 kilos con 600 gramos. Al intentar retirar la droga de las bisagras se advierte que es imposible hacer sin destruir el contenedor, por lo que el Juzgado ordenó se pesaran sin desglosar la cocaína para preservar las pruebas del novedoso modus operandi. Cabe acotar que también fue detenido un ciudadano boliviano, agricultor de 35 años de edad, radicado en la localidad boliviana de Villazón, presunto responsable de los envíos, dado que fue identificado cuando verificaba el despacho de las remesas.